viernes, 19 de julio de 2013

¿Cómo será...?

¿...cumplir 71 AÑOS?

Me hago esta pregunta en un momento en el que dejamos pasar las horas, los días y los años sin dar al tiempo el valor que tiene, sin darnos cuenta que devaluamos la vida como si fuéramos corredores de bolsa, subiendo la cotización de aquello que no debería entrar en los índices de valoración y dejando de lado, casi en números negativos lo que realmente reconocemos que nos hace felices cuando nos detenemos cinco minutos a pensar. 

Nació el 18 de julio de 1942, una fecha con grandes connotaciones históricas, y lo hizo en una dehesa ya que sus padres eran encargados de la misma.

No hablo ni más ni menos que de una persona que es un referente más en el caminar de nuestras vida, ellas son las madres, en este caso hablaré de la mía, que ayer celebró su septuagésimo primer cumpleaños, ni más ni menos.

Hace unos días conversé con ella y le dije: "Mamá, ¿Cómo es cumplir 71 años? ¿Con tantos cambios? ¡Tiene que ser alucinante!

Ella, me contestó con la mayor naturalidad del mundo: Pues... mira hija, tu abuelo cuando tenía que recorrer grandes distancias lo hacía a caballo, porque en aquella época los coches no eran habituales y menos por aquí; crecí sin agua corriente y comíamos a pilón y... cómo vivíamos desahogados económicamente, mis hermanos fueron de los primeros de la zona en tener bici...



Degustando el café como cada tarde me comentó que ya siendo adolescente, a veces se escapaba a un lugar de la dehesa donde se cogía "la pirenáica", o que se iba a leer libros a escondidas a la biblioteca de los señores, ganándose algún pescozón cuando mi abuelo le pillaba, luego con los años, llegó la primera televisión al bar del pueblo, el coche de línea, que conectaba su pueblo con otro más grande donde compraban los enseres de la semana y que gracias a estas conexiones semanales se pudo hacer con sus primeros ejemplares de "Corin Tellado" quien acabó por despertar su afición por la lectura.

Pero....¡cuéntame más! le dije: son muchas cosas para que las escribas en un blog de manera reducida pero yo...yo he ido a lavar la ropa al rio, he ordeñado a mano, he hecho gazpacho de pan y agua a los segadores y rastrojeros, para acercárselo a media mañana y batir el calor del verano; no se me olvidará cómo se hace el queso casero o el adobe, ¿sabes lo qué es? .....pero sobre todo no he echado en falta nada, me he adaptado a las cosas según han ido llegando, dijo sonriendo y siguió recordando mientras bordaba o hacía bolillos, ahora no recuerdo bien, al igual que hizo un gran número de tardes durante estos 71 años...que pasaron con sinsabores y con alegrías pero que no pudieron quitarle la ilusión por descubrir lo desconocido,  y en definitiva por vivir.

¿Cómo será cumplir...?


¡Felicidades Mamá, que la ilusión no te falte! y.....Gracias por ser el pilar donde se levanta la familia










martes, 16 de julio de 2013

Llegó el momento...

Y así es Marycheivis reaparece de nuevo en el blog cual duende travieso cuando estabais empezando a olvidarla...

¡No os vayais! o ¿es que no queréis saber que me trajo por aquí de nuevo?

Desde pequeña siempre escuché que el saber no ocupa lugar y que había que tener curiosidad por aprender y tanto me lo inculcaron que no concibo otra forma de vida, a unas temáticas más que a otras les presto mi atención, ahí juegan un papel importante los gustos, supongo...

Soy castellana y  vivo rodeada de grandes llanuras. Tierras que según voy y vengo a mi trabajo veo evolucionar diariamente. Arado, siembra, cosecha, siega... sin embargo y a pesar de tener familiares cercanos dedicados a las labores labriegas nunca había visto de cerca cómo se cosechaba y hoy he vivido con gran expectación ese momento, gracias a unas amistades de la familia

He esperado que cayera el calor y me he acercado hasta la tierra que estaba cultivada de colza, que para los que no lo conozcáis es como esta imagen tomada de http://biodiesel.com.ar


Cuando hemos llegado me estaban esperando y me han dado la oportunidad de subir a la máquina cosechadora

Y así observar en primera fila cómo se recogen nuestros cereales o frutos de nuestras tierras


Y así mientras miraba atónita y con cierta ilusión inocente me acordaba Antonio Machado o de nuestro poeta salmantino Gabriel y Galan recitando:

...
Ara tranquilo, labriego,
y piensa que no tan ciego
fue tu destino contigo,
que el campo es un buen amigo
y es dulce miel su sosiego,

   y es salud el puro día,
y estas bregas son vigor,
y este ambiente es armonía,
y esta luz es alegría...
¡Ara y canta, labrador!

(El labriego)


Despido esta entrada con una amplia sonrisa por haber conocido algo nuevo. No os neguéis a aprender, a mi hoy me llegó el momento



¡Hasta la próxima!