martes, 7 de octubre de 2014

Cien Palabras (Relato)



Se despertó cuando un brillante rayo de sol entró por la ventana,algo atontada por el feliz 

sueño que estaba teniendo y algo dolorida por los golpes recibidos la noche anterior, se dirigió al baño y apoyando sus manos sobre el lavabo, se miró detenidamente al espejo, su pelo lacio y despeinado cubría parte de su cara pero no lo suficiente como para ocultar las marcas que la persona que, en algún momento de su vida pensó que más la quería, le había dejado de recuerdo.
Al verse reflejada, las lágrimas volvieron a resbalar por sus mejillas lentamente, era algo muy habitual, afloraban solas, sin causa aparente. Se lavó con sumo cuidado y fue a la cocina a prepararse un café, miró fijamente por la ventana al jardín que cuidaba con gran esmero, las diferentes tonalidades de sus flores destacaban alegremente.
A pesar de ser temprano, se adivinaba un día caluroso, el sol hacía una hora que dejaba brillar sus rayos sobre el mismo. Cogió su café, abrió la puerta corredera y salió con cierta lentitud; se acercó a un tulipán fucsia que destacaba entre los demás, en ese momento una mariposa blanca se posó sobre él con cierta confianza, le llamó tanto la atención que espontáneamente intentó acariciar sus delicadas alas, ésta emprendió el vuelo haciendo zig ­- zas, sin alejarse y demostrando su libertad. Se detuvo a observar lo bella que era y a disfrutar de su vuelo, sin darse cuenta se encontró pensando en lo diferente que podía haber sido todo si el alcohol no se hubiera entrometido entre ellos, dio un sorbo al café y se sentó en la hamaca de madera que le había hecho su abuelo, cuando ella era adolescente. Dejó volar su imaginación mientras su mirada buscaba a aquella mariposa blanca que libaba de flor en flor. Un espontáneo gesto que le causó dolor como consecuencia de los golpes de la noche anterior le hizo volver a esa angustiosa realidad, pero en ese momento inicial del día y el sueño había sido tan feliz, que decidió en ese mismo instante no volver a renunciar a esa sensación. Se levantó de la hamaca con determinación y entró con premura a la casa, buscó el teléfono inalámbrico y marcó; le bastaron cien palabras para empezar a encadenar el sufrimiento y dar libertad a la libertad.








miércoles, 1 de octubre de 2014

Me levanté irónica y acabé ojiplatica

http://comosehabla.blogspot.com.es/

No sé si soy yo, las circunstancias en las que me encuentro o la estación que acaba de entrar. El caso es que llevo días observando el mundo, en esta actividad incluyo lectura y participación activa en redes sociales y claro  tanto observar que acabas concluyendo...

Yo concluyo que estamos mal, muy muy mal. Vosotros diréis, en función de cómo os encontréis animicamente: ¡Anda, mira ésta! (en diferentes tonos, según...)


Si vuestro estado es óptimo, positivo y os encontráis con "cierto sentido del humor" seréis capaces de jactaros de lo que nos acontece día a día.

 Claro que si os encontráis en otro estado donde la seriedad, disciplina, formalidad predominan, no sigáis leyendo, porque esta entrada puede llevaros a la depresión.





Así y sin ir mas lejos, en cuestión de horas de diferencia me encuentro con varios titulares en diferentes medios, que me han dejado tan ojiplática que no me ha quedado más remedio que comentarlo, a ver si voy a ser yo a la que a todo esto le parece surrealista




A primera hora de la mañana me encuentro con el siguente títular "El FMI sigue apostando por la rebaja salarial", minutos antes había oído que la OIT aconseja subir los salarios  para alentar el consumo...


Ambos titulares me dejan tan atónita que acabo cuestionándome en twitter con cierta ironía e infantilidad su relación de amistad. (No me lo expliquéis, quiero seguir riéndome aunque sea por ignorancia)


Al llegar de mi jornada laboral y repasar mi time line de Twitter me encuentro con: "Un ayuntamiento germano pagará con alcohol y tabaco a los adictos que limpien las calles de la ciudad" via Norte de Castilla
¡Qué idea! ¡Cómo no se nos había ocurrido antes!

Lo he tenido que leer dos veces para acabar preguntándome si esto no sería una inocentada. 
Esto, no es más, que hemos perdido por completo el sentido común. 



Pero el culmen y sin ánimo de ofender a nadie es encontrarme con este otro titular "Un transexual decide volver a ser hombre  «Ser mujer es agotador»" via ABC


¡Acabáramos! por hoy ya va bien ¿no?
Estos titulares requieren un esfuerzo sobrehumano para asimilarlos y claro si una tiene el día dedicado al análisis periodístico... decido tomármelo con sorna e ironía y pienso: "no sabre yo lo agotador que es, si yo os contará", pocos minutos después vuelvo a la realidad y determino que nos estamos extralimitando con nuestros derechos y libertades aunque en este tema no quiero entrar mucho ya que me extendería tanto como los líos amorosos de los hermanos "Pantoja" y por hoy ¡ya está bien!




No doy crédito! We are crazy!


(Espero no herir la sensibilidad de nadie pues no es mi intención)