domingo, 25 de enero de 2015

Viaje a Granada (III) #LiaAndCheivisenGraná y la ramita de Romero

Hemos visitado la catedral de Granada y en ella Liacice y la que suscribe buscaron la Capilla Real, por que a ver...si la Capilla Real está en la Catedral de Granada, no entendíamos que no hubiera puerta de acceso, y aunque tecnológicas, somos de pueblo y claro venga a buscar y a buscar hasta que nos convencimos que por dentro no se accedía, que nos costó un rato, y vosotros diréis que cabezotas estas chicas, pues no..., no del todo, sólo un poco, que es que en nuestra capital de provincia, Salamanca, con dos catedrales unidas, dos repito, de una se accede a la otra, pagando es verdad pero se accede y eso era lo que no nos cuadraba. 

En fin que salimos de allí comentando lo maravillosa que era, y lo bien que nos sentíamos en Granada desde que llevábamos y preguntándonos por donde se accedería y bla, bla, bla ..., porque nosotras si algo teníamos claro es que no nos íbamos sin visitar a nuestros Reyes Católicos, entre otros menesteres, y en esta tesitura nos vimos asaltadas por unas gitanas lectoras del futuro, pero cuando nos dimos cuenta que nos estaban leyendo el futuro ya llevaban media mano leída ¡qué destreza! ¡qué habilidad! yo miraba a Liacice, Liacice me miraba a mi, pero...ya no teníamos escapatoria así que nos pusimos a atender que nuestro futuro nos preocupa ¡y mucho! y según como se está poniendo la cosita ¡más! Menos mal que nos va a ir bien, muy muy bien ¡puedo estar tranquila! porque no se vive igual ¿eh? Os lo digo yo...

Yo a mi gitana antes de pagarle la voluntad y de que me diera mi ramita de romero le dije que como no se cumpliera lo leído, volvería a reclamar en el plazo máximo de un año y en eso quedamos, a ver si mi dicha se retrasa y su lectura no entra en garantía. No os voy hablar de la voluntad, que es lo que piden pero si que no cogen monedas porque dan mala suerte, así que amigos, si vais por allí ¡suerte! 
¡Ah! y...mucho ojo con saltaros un paso del ritual que hay que hacer con la ramita de romero, que es determinante para que lo que te han predicho salga al pie de la letra.

Con nuestro futuro leído y claro, encontramos el acceso a la Capilla Real y a su museo y yo no sé si es porque soy castellana pero a mi me encantó y disfruté plenamente de la riqueza artística que alberga: Tres estilos (gótico, renacentista y barroco) que podemos contemplar y admirar en su arquitectura, escultura, pintura, orfebrería, tejidos...

Y así atardeció en Granada, pero como era algo pronto para cenar (teniendo en cuenta las horas a las que habíamos comido), decidimos que el mejor plan era subir al mirador de San Nicolás, que está en el Albaicin, un barrio mágico de Granada desde el cual se divisa La Alhambra. Llegamos algo tarde para ver atardecer, que es lo aconsejable, pero observarla desde allí en cualquier momento del día es impresionante. Ella es majestuosa, maravillosa...El mirador tiene tales vistas que no te cansas de perder tu mirada en el horizonte y chocar con la Alhambra. Te atrapa por completo.


El barrio del Albaicin lo volvimos a visitar la mañana antes de regresar a nuestro origen, a modo de despedida de la Alhambra. Ese barrio tiene duende; un duende que hace que la melancolía se apoderé de ti y te hace suspirar: "Un no me quiero ir" y seguidamente "Volveré".

Antes de bajar de vuelta al hotel para prepararnos para la cena, nos tomamos nuestro primer té en una bella tetería, aprovechando para descansar y charlar sobre lo acontecido en el día ¡qué no había sido poco!


No tardamos en ponernos en camino y finalizar el día en "el Realejo", el barrio de la tapas, de las cañas y del buen ambiente. El relax se apoderó de nosotras y la sensación de plenitud también.


miércoles, 21 de enero de 2015

Viaje a Granada (II) - #LiaAndCheivisenGraná

Continuemos la aventura, al igual que dijo Fray Luis de León de vuelta a las aulas en la Universidad de Salamanca: "como decíamos ayer:"

Al ver la estatua de Isabel "La Católica" y Colón, los traumas que habíamos sufrido en el bus que nos trasladó del aeropuerto a la ciudad se nos disiparon: Liacice creo que no sé volvió a acordar del autobusero y su perfecto inglés y yo pude archivar en la memoria esas deportivas "super mega-fashion" doradas (¡No me quiero ni acordar!). Después de contemplar unos minutos el paseo, preguntamos a una de las azafatas del autobús turístico donde se encontraba el hotel y cual fue nuestra grata sorpresa que no estaba a más de cinco minutos de donde nos habíamos bajado. ¡Íbamos a ingerir algo, por fin! Eran las cuatro de la tarde, así que sin mucha dilación y casi sin batería en nuestros móviles, aligeramos la entrada en el hotel, tal era el hambre y las ganas de decir ¡por fin! que hicimos caso omiso a nuestro restaurante, "Los Manueles", donde ya algunos andaban con la copa y las palmas y nos fuimos al "Restaurante Carmela".




Cada una pidió un plato de "flamenquines", que aunque de origen cordobés, en Granada también los hay, ¡vaya si los hay! , y una ensalada para compartir y cual fue nuestra sorpresa que allí no te ponen uno o dos, ¡no! te llenan "la vajilla", así que nos tomamos nuestro tiempo en degustar esos manjares, mientras nuestros vecinos de abajo se hacían numerosos arrumacos y daban rienda suelta a su recién estrenado amor. 


Los enamorados de Granada "piensan y no piensan bien piensan que nadie los mira y todo el mundo los ve".
L'amour tiene estas cosas cuando le das rienda suelta puedes ser mencionado en un blog personal, que es lo que ha pasado. En fin... a lo nuestro, que me evado y ¡No!Dadas las horas de llegada y de avituallamiento, después de observar a las gentes de la ciudad mientras comíamos, nos organizamos para poder disfrutarla al máximo y esa tarde decidimos dedicarla a pasear Granada y descubrir rincones. La temperatura era muy agradable y aunque amenazaba lluvia pudimos cumplir con lo programado, así que plano en mano y móviles a tope nos dispusimos a andar.
Nuestra primera parada por sorpresa fue en el Corral del Carbón que fue construido en el XIV por Yusuf I en plena época nazarí, es la alhondiga mejor conservada que existe. Os dejo dos fotos, una de la puerta y otra del interior para que entendáis por qué a partir de ese momento hacíamos todo lo posible para que nuestros párpados se mantuvieran siempre hacia arriba.


foto tomada de http://www.granadadirect.com
Foto tomada de http://www.viajero-turismo.com/2013/07/el-corral-del-carbon-en-granada.html


Seguimos nuestro tranquilo paseo y los pies nos llevaron a la Plaza del Carmen

,

la plaza de todos los granadinos, que resulta señorial y acogedora. Es donde se encuentra el Ayuntamiento y un gran escudo de la ciudad de Granada da la bienvenida al turista, que desde que pone los pies en ella se siente bien hallado por la amabilidad y simpatía que destilan sus gentes.


Continuamos dirección catedral pero de nuevo nos detuvimos a observar la plaza Bib - Rambla, los vestigios nazaríes volvían a interponerse ante nuestros ojos, es donde se concentra una gran parte comercial y un gran número de cafeterías y restaurantes que no pasan desapercibidos para el turista, como tampoco se le escapará de su campo de visión las diferentes casetas de flores y así llegamos ante "La Catedral", de estilo renacentista, pero con cimientos góticos, la fachada construida con forma de arco de triunfo y su moderada escalinata son las que hacen comprender al viandante donde se haya y es en ese momento donde efectivamente empieza a tomar vida aquel verso, que nos encontramos inscrito en azulejos y acristalado en el edificio de nuestra izquierda según contemplamos la fachada principal.

 "Dale limosna mujer
que no hay en la vida nada
 como la pena de ser ciego en Granada"

La armonía es la primera sensación que el turista tiene al acceder al interior, su belleza, grandiosidad y luminosidad le hacen sentarse para contemplarla silenciosamente, perdiéndose en el tiempo y queriéndose llevar cada detalle en su cámara fotográfica. El reloj parecía  haberse detenido alli dentro pero debíamos continuar, los días de los que disponíamos no eran muchos y el ansía por recorrer, visitar, disfrutar iba en proporción inversa a nuestro tiempo, así que sin mayor  dilación, nos dispusimos a buscar la entrada de la "Capilla Real" donde están enterrados Los Reyes Católicos, Juana "La Loca", Felipe  "El Hermoso" y "El príncipe Miguel" , de lo que aconteció mientras encontramos el acceso a ella y su posterior visita es digno de otra entrada. 


¡No os lo perdáis!







domingo, 18 de enero de 2015

Viaje a Granada, por alusiones (I) - #LiaAndCheivisenGraná

Pues mira tú por donde, cuando menos imaginaba yo que ésta entrada fuera a salir a la luz y cuando más claro tenía que estaba destinada a quedarse en el baúl de "Debería haber hecho y no hice"... va una seguidora de Twitter y me menciona junto a @liacice, provocando un remordimiento de conciencia con este resultado.

¿Cómo empezó todo? Pues a ver... empezar, empezar lleva años empezado porque a mis taitantos no conocía Granada y..ya se sabe ... "Dale limosna mujer, que no hay nada como la pena de ser ciego en Granada" (Doy fe). Vamos que ganas había y muchas, tantas... que ahora me he quedado sin el run-run del "tengo que ir.." Luego va TVE1 y nos planta como serie del año Isabel y claro no se olvida de la Reconquista y yo que presuponía que no iba haber vacaciones (no me equivocaba) voy y despierto mi run-run y una que es tuitera pues allá que va: "¿Quien se viene a Granada?"  y ¡pum!, la mi @liacice que también se lanza: "Yo, yo..", pobre...se pensaba que iba de farol cómo cuando me da por decir que tengo que ir a "Dubai" o "Malta" pero no..esta vez sola o acompañada, YO me iba a Granada, ¡vamos que me iba! (Que visitar esa ciudad tan bella, no lo retrasaba más ¡qué no!)

@liacice se lanzó a la piscina y yo pues a lo largo del verano fui ganando terreno...que si hoy miro los hoteles, que si mañana cómo podríamos ir...porque todo hay que decirlo está a una "tiradita" de Castilla ¿eh?, vamos a tal "tiradita" que no me hubiera extrañado que la Reina Isabel hubiera resucitado en su último viaje porque tiempo tuvo...Bueno, a lo nuestro que me disperso..y así pues llegamos a un acuerdo de fechas y me puse manos a la obra, reservando en "Hotel Monjas del Carmen", que por cierto, ¡vaya buen tino! (céntrico, buen servicio, limpio...) y llegó la fecha y allá que nos plantamos, no sin antes tener nuestras aventuras viajeras que son las que dan salsa a la "vie".

Siete de la mañana suena el despertador, es el puente del "Pilar", no quieres madrugar pero...Granada nos espera, así que con ojos legañosos y sin muchas ganas de conversación nos vemos en la Estación de Tren (primer medio de transporte que usamos) Pocos minutos después, ya despejadas por el chu -cu - chu decidimos que todo esto había que tuitearlo y ella fue la creadora de #LiaAndCheivisenGraná, porque nosotras otra cosa no, pero si algo nos caracteriza es la tecnología, la nube... que al fin y al cabo es lo que nos ha unido, al haber participado en muchos proyectos de nuestra biblioteca, que nos tiene de conejitos de India, hoy nos dicen que nos abramos twitter, mañana que usemos una plataforma de lectura..y ahí vamos las dos..¡de cabeza! Total que de esos lodos, estos yodos.

Llegada a la "city" media hora después, tiempo justo para despejarse, taxi y rumbo estación de autobuses porque en nuestra capital de provincia nos han puesto las estaciones de punta a punta; se preocupan por nuestra salud y si pierdes el tren corres y corres para coger el bus y así todo el rato..y ya...¡por fin! nos vemos en el bus express, ese que nos lleva a la "capital del reino" y que NO tiene que parar para que nosotras podamos hacer el "checking" pero que en esta ocasión hace una parada porque un pasajero se tiene que medicinar, momento en el que yo pongo cara de...
Ésta exactamente:


Yo que iba relaxing, que el tiempo estaba calculado al milímetro, que... miro el reloj, hago cuentas, supongo que con el tráfico se retrasa otros diez minutos y... justo en ese momento mi compañera de andanzas me comunica que una amiga suya que trabaja en el aeropuerto asegura ante el Tribunal de la Haya si hace falta que si tenemos que parar a hacer el checking y pasar controles no cogemos el aeroplano a la hora estipulada. Pongo cara de: ¡Nooooo! pero...a grandes males, grandes remedios. Yo que no sé que son los códigos QR esos

pero si sé que sirven para pasar controles de aeropuertos rápidamente, y que soy de las que piensan que  "quien no arriesga no gana" y ...que "de perdidas al río"...Total que nos lanzamos a ello, no sin antes unos cuantos ¡ay, no sé! ¿será así? y descargarnos todo lo descargarble incluido lector de QR porque si hay "Chicas TIC" esas somos nosotras.


¡Hum! y...primer control:
-  "Uum, ¡hola! (timidamente) Tenemos código QR" 
- A ver.., pasa
Y...¡zas! no me paran porque he hecho el checking super modernamente, ¡no!, que además era lo previsible pero sí porque olvidé quitarme el reloj. Piiii. Cacheo. En fin... prueba superada. Siguiente. Andar, andar, andar, sube, baja, derecha, andar, andar, gira y... allí si... casi en "Granada" la puerta de embarque, al otro lado, en sentido contrario la zona de restauración. Allá en la más absoluta lejanía. Son ya las 12.30 p.m. y ni un café, ni un snack.. nada de nada de nada. Mirada fija a la pantalla, quedan 45 minutos para embarcar, 30...15, abren, de nuevo cara de ¿seguro que esto de los QR funciona? Cola kilométrica y una azafata libre, allá que vamos las dos: 
- Oye, mira que tenemos...
- ¡Ah! ¿Y estáis haciendo cola? Dejadme el teléfono..pi, pi. Pasad. 
Y...¡Alehop!  Por fin, en el avión:



Pero...aunque la cosa mal, mal no iba, largo se nos empezaba a hacer, debía ser por eso del gusanito que todos tenemos en el estómago que se despierta a determinadas horas y... yo no veía el momento de meterme una caña y un pincho p'al cuerpo, que yo si me tengo que meter en el papel del tapeo desde que llego al aeropuerto, me meto ¡oiga usted! 

El vuelo salió con retraso al igual que el autobús que nos llevó al centro ciudad, mi compañera de viaje se dedicó a observar, yo en cuanto el avión despegó me senté en las nubes y soñé, casi sin darme cuenta estaba allí en Granada; cierto es que volví a la realidad cuando me deslumbraron unas deportivas doradas fashion indescriptibles de una de las muchas  turistas que estaba recibiendo la ciudad ese puente, aunque por un momento pensé que habíamos aterrizado en el imperio Nipon, porque lo único que veía eran japoneses, @liacice me sacó de dudas cuando "la inglesa que lleva dentro" la hizo comentar: 

"El autobusero dice que espik inglis very well, alguien debería decirle que trii pipol es árbol gente y que eso es lo que están entendiendo las japonesitas que han pagado dos billetes y no tres"... 

Pasó un rato y llegamos: ¡Por fin! La estatua de Isabel y Colón.

Cómo descubrimos la ciudad y la disfrutamos en otra entrada a no tardar, pero por si esto se os ha hecho ameno no dejeis de visitar el blog de @liacice


miércoles, 7 de enero de 2015

Yo digo ¡Si! a la libertad de expresión



Dicen que un hombre sin información es un hombre sin opinión.  
Hoy siete de enero de dos mil quince, a todos aquellos que nos gusta informarnos y utilizar nuestra libertad de expresión para parlamentar, debatir, opinar, etc. desde el respeto, nos han pretendido silenciar, y digo bien: Todos, porque aunque el ataque ha sido al periódico francés satírico "Charlie Hebdo" que banalizó satíricamente con caricaturas de Mahoma el extremismo e integrismo islamista, el acto en sí significa que verter una opinión contraria a ese "ser supremo" al que veneran y supuestamente respetan  y que llaman "Mahoma" puede significar nuestro fin; y subrayo "supuestamente" porque quienes lideran estos grupos extremistas que inducen a otros seres con cierta ignorancia a realizar estas acciones desconocen por completo qué es el respeto.


Esta entrada se cuela en este humilde blog porque la actualidad mandacómo en numerosas ocasiones abren sus informativos los medios de comunicación. De hecho no debería haber sido escrita; eso significaría que no se habrían perdido doce vidas que se encontraban en el lugar equivocado en el momento equivocado y este humilde blog seguiría esperando a que su administradora le actualizase dando la bienvenida al nuevo año o haciendo los propósitos clásicos que nunca se cumplen. En fin...

Hoy, sin lugar a dudas, y ya que se impone la costumbre de  declarar días internacionales por todo, deberíamos declararlo como el "Día Internacional de la Libertad de Expresión" porque les guste o no, en Occidente ésta es nuestra forma de vida, y sea la correcta o la incorrecta es la que queremos vivir, donde priman los derechos humanos, se lucha por la igualdad,se denuncia la desigualdad, y donde en días cómo hoy profesionales de la comunicación y anónimos nos volcamos a través de los medios y de las redes para decirles que ésta no es la forma de hacer política, de convencer ideológica o religiosamente, que la violencia sobra y como repulsa, retuiteamos miles de veces esas portadas del periódico contra el que han atentado  de manera salvaje, provocando el efecto contrario al buscado.