jueves, 7 de julio de 2016

La víspera de casi todo - Víctor del Árbol.

Quizás algún asiduo visitante se esté preguntando que he estado haciendo estos meses donde la sequía ha primado en mi escondite. Muchas son los temas que me he traído entre manos, algunos importantes y quizás cuando tenga más tranquilidad interior os cuente cómo lo he vivido, pero entre esos temas ha estado la lectura, que siempre me acompaña para aliviar ratos de preocupación, de relajación o...me llena de compañía con todos esos amigos ficticios con los que los lectores llegamos a entablar verdaderas relaciones basadas en diferentes sentimientos.
Los habituales de este escondite sabéis que me propuse ser retópata y aunque considero ir algo retrasada con el número de libro del reto, al no haber finalizado el año y ser de las que no tira la toalla a la primera de cambio, voy a seguir intentándolo. Es por eso que hoy os traigo La víspera de casi todo, de Víctor del Árbol, al que le he asignado el puesto 24 Un libro de un autor contemporáneo de tu país.
Así que vamos allá ¿No os parece?

TÍTULO: La víspera de casi todo.

AUTOR: Víctor del Árbol.

EDITORIAL: Destino

AÑO: Febrero 2016. Premio Nadal 2016.








Sinopsis (editorial)

Germinal Ibarra es un policía desencantado al que persiguen los rumores y su propia conciencia. Hace tres años que decidió arrastrar su melancolía hasta una comisaría de La Coruña, donde pidió el traslado después de que la resolución del sonado caso del asesinato de la pequeña Amanda lo convirtiera en el héroe que él nunca quiso ni sintió ser. Pero el refugio y anonimato que Germinal creía haber conseguido queda truncado cuando una noche lo reclama una mujer ingresada en el hospital con contusiones que muestran una gran violencia.
Una misteriosa mujer llamada Paola que intenta huir de sus propios fantasmas ha aparecido hace tres meses en el lugar más recóndito de la costa gallega. Allí se instala como huésped en casa de Dolores, de alma sensible y torturada, que acaba acogiéndola sin demasiadas preguntas y la introduce en el círculo que alivia su soledad.
El cruce de estas dos historias en el tiempo se convierte en un mar con dos barcos en rumbo de colisión que irán avanzando sin escapatoria posible.


Opinión personal



El libro llegó a mi a través de las redes sociales de las que soy usuaria activa como bien sabéis. A pesar de no haber llegado a leer nada anteriormente de Víctor del Árbol le tenía en el punto de mira por consejo de @almaprendida (mi acertada asesora literaria y amiga), así que en cuanto supe que le habían concedido el premio Nadal 2016 y con la intención de ir recuperando la vieja costumbre de tomar en préstamo libros de la biblioteca municipal, me puse en contacto con los capitanes que la conducen y solicité su reserva. Me hicieron esperar unos días, más de lo estimado pero al final llegó a mis manos y desde el momento en que la abrí casi puedo asegurar que me fue imposible cerrarla hasta llegar a su fin, ya no por el género de la misma que podéis suponer que habiendo un policía de por medio y siendo el protagonista es literatura negra si no por el estilo de Víctor del Árbol, que es muy rápido pero no por ello incompleto. 

Si algo me caracteriza como lectora es mi tendencia a observar a los personajes, me llama la atención como los autores los dan vida, con sus descripciones físicas y como los van dotando de personalidad y carácter, y Víctor, me ha demostrado que es un maestro en esta materia. Efectivamente, hay personajes primarios y secundarios, pero todos gozan de protagonismo, a todos les da su momento y en esta novela destacaremos que si algo van a tener en común, va a ser la sombra del pasado. 
Es una novela llena de sentimientos y emociones, que nos los van  a ir transmitiendo los personajes y que junto a la tensión propia de este tipo de género literario, no dejará al lector indiferente. 
Otras dos apreciaciones que quiero destacar es la maestría que tiene Víctor del Árbol en el manejo del tiempo, elemento literario que no es fácil de trabajar, él consigue que todo encaje a la perfección, como si de un puzle se tratara y,  la adecuación de los escenarios a la trama, que han sido elegidos con gran acierto. 
Poco más puedo añadir a esta obra llena de detalles y cuyo premio considero más que merecido, salvo que si mi consejo tomáis no os quedéis solo con la historia sino que degustéis la obra porque os vais a encontrar con grandes reflexiones que no debéis dejar pasar desapercibidas ya que os harán disfrutar más aún si cabe de la misma. 

Como viene siendo habitual en mí os dejo alguna y os animo a que las encontréis: 

" A veces hay que mantenerse un tiempo alejado del mundo para poder permanecer en él."

"Jugamos con los momentos sin ser conscientes de su fragilidad y, de repente, la vida acaba rompiéndolos."

"La gente debería aprender a poner en paz consigo mismo y sus vicios. Una persona que niega lo que es no puede ser feliz en ningún modo."

Ahora que tenemos el verano aquí, es el momento de disfrutar de la lectura con este libro y espero que así lo hagáis.